Cómo revolucionó Pringles el mercado de las patatas fritas gracias a las matemáticas

Cómo revolucionó Pringles el mercado de las patatas fritas gracias a las matemáticas

¿Cuántas matemáticas caben en una bolsa o, más bien, en un bote de patatas fritas? La pregunta, planteada así, podría parecer un absurdo. Sin embargo, Pringles consiguió revolucionar el mercado de los snacks gracias a la ocurrencia de Fredric Baur, un químico que hace 50 años creyó que las matemáticas y la química podrían ayudarle a crear unas patata fritas con forma de paraboloide hiperbólico, que se venderían apiladas -y no apiñadas- en un bote cilíndrico de cartón, y que podrían eliminar así buena parte del aire que se acumula en las bolsas de plástico tradicionales.

La patente, que fue registrada en 1970, la rescataba hace unos días el matemático y divulgador Eduardo Sáenz de Cabezón en Twitter. “En 1970 se patentaron las Pringles, esas patatas en forma de paraboloide hiperbólico. Y la patente tiene más matemáticas y química de la que imaginabas”, escribía el profesor de la Universidad de La Rioja.

 

Pese a que la patente aparece registrada bajo el nombre de Alexander Liepa, fue Baur el que años antes comenzó a pensar en las Pringles tal y como ahora las conocemos. Al químico, que trabajaba por entonces para la compañía Procter & Gamble (P&G), le encomendaron la misión de diseñar un producto con un envase revolucionario. P&G quería crear unas patatas que tuvieran una forma y tamaño uniformes, que pudieran ser apiladas y empaquetadas sin que se rompieran, y cuyo envase tuviese la menor cantidad de aire posible para que fuesen menos perecederas que las de por entonces. Ahí es nada.

No sabemos en qué momento exacto ni cómo ocurrió, pero Baur se retrotrajo a sus conocimientos de geometría analítica y pensó en una silla de montar con forma de patata. O una patata con forma de silla de montar, según se mire. La elección no es ninguna casualidad y responde a la necesidad de crear un producto resistente, que se adaptaba a la perfección al cilindro en el que se iba a empaquetar. “El paraboloide hiperbólico es una superficie matemática que tiene unas propiedades muy interesantes gracias a sus curvaturas”, explica Sáenz de Cabezón.

En las máquinas de Easy Vending podrás encontrar las nuevas Pringles en bolsa.

Comparte esta y otras noticias en tus Redes Sociales.

Síguenos en Linkedin.

 

Artículo recogido de: www.elespanol.com

CATEGORY: Noticias, Principal

EASYVENDINGBLOG

Related items

Deja tu comentario